Historia del megalodon

Con unos dientes que podían alcanzar casi los veinte centímetros de longitud, y un cuerpo que superaba con creces al de un T-Rex, el megalodon es sin duda el más famoso de todos los tiburones prehistóricos.

Sin duda nos encontramos ante uno de los seres vivos más impresionantes que han pisado nuestro planeta, muy lejos de los depredadores marinos de hoy día, este impresionante escualo prehistórico pone los pelos de punta con solo imaginar como vivía, como comía y acechaba a sus víctimas.

Dicho esto, vamos conocer un poco más a este Rey de reyes marino.

Historia del megalodon: un ser casi mítico

En la actualidad, una gran mayoría de paleontólogos opina que la historia del megalodon tiene su origen en su primer ancestro conocido, el Cretolamna. Esta especie de tiburón prehistórico es el antecesor de la mayoría de lamniformes, entre los que se incluye el célebre tiburón blanco.

Historia del megalodon

Historia del megalodon

Pese a que la creencia popular apunte en el sentido de que el gran blanco pueda ser una evolución del megalodon, lo cierto es que no hay pruebas suficientes para poder afirmar este hecho con certeza. La razón principal que explica esta teoría es que, tras el Cretolamna, el otro gran ancestro del megalodon fue el Otodus Obliquus.

megalodon prehistórico

Megalodon prehistórico

El Otodus, primo lejado del megalodon

El Otodus fue el rey de los mares paleozoicos y en su evolución a lo largo de los años vamos encontrando los primeros grandes rasgos que luego serán plenamente reconocibles en el megalodon. En concreto, a lo largo del Eoceno, los dientes del Otodus evolucionan, siendo cada vez más aserrados hasta que efectivamente llegan a ser muy parecidos a los de un Carcharocles temprano.

Carcharodon historia

Carcharodon historia

Esta forma de sierra en sus dientes es la que finalmente lleva a los paleontólogos a diferenciar entre ambas especies, Otodus y Carcharocles, de forma que ésta acaba tomando el lugar de aquella aunque sin unanimidad entre la comunidad científica acerca de en qué punto ocurre este salto, y llegando la confusión a tal extremo que no es extraño encontrar especies que forman parte de una u otra familia según el autor consultado.

En cualquier caso lo que debe quedar claro es que el linaje del megalodon (Carcharocles) procede del Otodus.

Historia del megalodon: los primeros cambios morfológicos

Siguiendo con la historia del megalodon, , este tiburón sufrió relativamente pocos cambios en su morfología con el paso del tiempo. El nivel evolutivo alcanzado era tan alto que desde sus primeros tiempo ya dominaba las aguas cálidas de la Tierra sin apenas oposición. Ciertamente sus dientes siguieron ganando tamaño, tanto en grosor como en sus dimensiones generales, pero sin que ello significase un gran salto en términos evolutivos.

Historia del megalodon

Historia del megalodon

Finalmente, durante el Plioceno, el megalodon llegaría a su desarrollo máximo, alcanzando unas dimensiones y una especialización tan concreta que le fue imposible sobrevivir como especie.

Las razones de su extinción no han llegado nunca a estar del todo claras, siendo varios los autores que hablan del descenso de temperatura del agua como la causa más probable de su desaparición.

En cualquier caso, al tratarse su extinción de un tema en el que las preguntas superan ampliamente a las respuestas, ha sido terreno fértil para la idea de una hipotética supervivencia hasta nuestros días, como algunos han querido demostrar mediante pruebas carentes de base científica, como supuestos vídeos del Megalodon, que solo tienen como objetivo alimentar estas teorías.

El megalodón: Un tiburón de dimensiones colosales

El Megalodon era claramente el depredador más mortífero de su tiempo, pero ¿qué tamaño podía llegar a alcanzar uno de estos animales? Los mayores dientes de Megalodon conocidos han llegado a medir casi 20 centímetros de longitud (el equivalente a una mano humana aproximadamente), aunque lo más habitual es que se muevan en torno a la mitad de ese tamaño.

La verdadera historia del megalodon

La verdadera historia del megalodon

Aun así, pese a las extrapolaciones realizadas a partir de los restos fósiles encontrados, nadie puede asegurar de forma exacta cómo fue realmente el Megalodon o hasta que tamaño pudo llegar a crecer.

Longitud del megalodon: la bestia de los mares

Hace algunos años, no era extraño encontrar a científicos que especulaban con longitudes superiores a los 30 metros (casi 5 veces el tamaño de los mayores tiburones blancos conocidos), aunque hoy día este tremendismo en torno al tamaño del Megalodon se ha visto atenuado, estableciendo las teorías actuales su tamaño máximo en unos todavía aterradores, 20 metros y su longitud media en torno a los 10.

Tamaño del megalodon

Tamaño del megalodon

En cuanto a su peso, hay estimaciones que sitúan a los ejemplares de mayor tamaño alrededor de unas descomunales 65 toneladas de peso.

Evidentemente para lograr mantener tamaña maquinaria en movimiento, la dieta de esta bestia prehistórica no podía limitarse a pequeños peces o mamíferos marinos, sino que necesitaba de presas de gran volumen.

De esta forma el componente esencial de su dieta eran las ballenas y otros cetáceos. Hoy conocemos mejorla historia del Megalodon gracias a todos sus yacimientos fósiles, y se da la circunstancia de que éstos siempre han estado asociados con otros fósiles óseos de ballena, que en diversas ocasiones reflejaban marcas de mordeduras realizadas por el Megalodon. Como apunte, señalar que en la red es posible encontrar vídeos del Megalodonque reconstruyen este tipo de ataques.

La mordida del megalodon: potencia mortal

También resulta interesante teorizar sobre la potencia de la mordedura que tendría un ejemplar adulto de Megalodon.

S. Wroe realizó en 2008 un modelo de simulación informática que comparaba la mordedura del Gran Blanco con la del Megalodón a partir de la reconstrucción de la mandíbula de este último. Si al estudiar vídeos de Carcharodon se comprueba que este animal posee una fuerza inusitada en su mordida, cabe preguntarse por las capacidades en este sentido del Megalodón, ya que en verdad no es ni siquiera comparable.

Mordida del megalodon

Mordida del megalodon

Mediante esta simulación se ha establecido de manera bastante precisa la fuerza que sus mandíbulas podían llegar a ejercer a la hora de morder. El Megalodón podía alcanzar alrededor de 182.000 N de fuerza , algo nunca visto en ningún otro animal a lo largo de toda la historia.

Bastaseñalar que el T-Rex “apenas” llegaba a los 57.000 N para hacernos una mejor idea de lo absolutamente devastador que podía llegar a ser el Megalodón.

Afortunadamente, la historia del Megalodon llegó a su fin hace ya muchos años y no hemos de preocuparnos del hecho de que un monstruo de tan colosales dimensiones pueda merodear aún por nuestras aguas.

Aunque seguro que, viendo los supuestosvídeos del Megalodonque circulan por la red, todavía hay quien mantiene la esperanza de que alguno de estos majestuosos ejemplares permanezca refugiado en las profundidades del Océano.

¿Qué te parece este increible ser? ¿Te imaginas que todavía poblara nuestro mares?

Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo con más personas y en dejarnos un comentario.